mediatica

ARTÍCULO Nueva sociedad,  viejas desigualdades Por Mariano Puigvert Publicado: 20/09/2022 —Hijo, vamos saliendo a casa de tu tía, ¿ya estás listo? —Me acaban de poner una reunión en el trabajo, mamá… —¿Y tienes que ir? ¿Pero cómo es eso que tienes una reunión si sabías que íbamos a casa de tu tía? —Es una reunión en línea, mamá… es de último minuto. —¿En línea? ¿cómo es eso? ¿pero tardas mucho? Un joven freelancer en 2017 ¿Se acuerdan cómo era la vida antes? Salíamos temprano, llegábamos al trabajo, nos abrazábamos sin miedo, íbamos al cine, al teatro y un cafecito con alguien nunca faltaba. Todo cambió con la pandemia. El brote global de covid-19 nos hizo acostumbrarnos a trabajar, estudiar, comprar, pagar o disfrutar vía online. Según datos de Statista, Netflix empezó 2020 con 167 millones de usuarios y terminó el año con más de 203 millones. Empresas como Google y Zoom vieron incrementar el precio de sus acciones y las grandes e-commerce como Mercado Libre y Amazon rompieron récords de ventas. A eso se suma que según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) alrededor de 260 millones de personas en el mundo laboran desde sus domicilios, la mayoría usando  herramientas digitales. Latinoamérica es una de las regiones que tiene mayor concentración de personas trabajando de forma remota, de acuerdo con investigaciones de la OIT. Y este es un fenómeno que precede a la pandemia de covid-19. Antes de la aparición del nuevo coronavirus, países como Venezuela, Colombia, Chile y Argentina ya albergaban sólidas comunidades de freelancers compuestas por diseñadores, community managers, redactores, editores de video, project managers  y hasta asesores que operaban a través de la Internet, desde sus casas. La pandemia llegó para transformar la realidad de un nicho en la realidad dominante…“mas no en la de todos”. Conectados pero...

Leer